Acercan sus orillas ...

Mostrando entradas con la etiqueta Cajón de sastre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cajón de sastre. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de agosto de 2017

Calados



Acercándose
 a cortos, pero firmes pasos
sobre sus zapatos de tacón,
quedó a escasos milímetros de él,
 acercó los labios,
 tanto a los suyos que casi rozando,
 pudo más sentir sus palabras
 que escucharlas...

-Llovía ¿Recuerdas?


          
        Llovía tanto que no sabía si lo que quería era correr a casa o quedarse allí de pie esperando ver luz en su ventana para poder acercarse a él.


         Durante más de dos horas estuvo bajo la lluvia, intentando resguardarse en un pequeño portal que más que cubrirla, casi mojaba más, al dejar caer a veces enormes gotas desde un pequeño farol que alumbraba la entrada al edificio.

      Miraba impaciente la hora y se le hizo extraño que tardara más de lo que solía hacerlo. Precisamente esa tarde tenía que haber mucho más tráfico, quizá por la lluvia, pero ¿tenía que ser precisamente esa tarde?

        Al fin la luz dio vida a su ventana, vió como bajaba un poco la persiana y corría las cortinas para poder ver la lluvia, observaba la calle con atención pero no reparó en ella, al menos en un principio. Le vio mirar al cielo, como si quisiera adivinar cuanto quedaba de lluvia y si podría salir a correr como hacía cada tarde al llegar del trabajo.

Y se armó de valor.

         Cogió el  móvil y marcó  su número, con mano temblorosa lo acercó a su oído, escuchando el tono de llamada. Se sobresaltó  un poco, estaba tan centrado en ver la calle que,  el sonido del teléfono le sorprendió.

Observaba como él se alejaba  de la ventana y un segundo después descolgó.

- ¿Hola?

Dios... su voz sonaba tan melosa y delicada que le daba miedo romper ese silencio, solo pudo cerrar los ojos y respirar profundo.

- Me estoy empapando, hace frío...

-¿Cómo? Em... ¿quién eres?

- ¿Puedes volver a mirar por la ventana?

   Silencio. No escuchó nada y temió que hubiera colgado pensando que se trataba de alguna loca, de una estúpida  broma.

    La cortina se volvió a mover y apareció  de nuevo tras ella buscando. Buscando algo que no sabía qué o quién era. Observando  alrededor su mirada se paró en seco cuando la vio de pié, frente a su ventana, parada en el portal y mojándose hasta los huesos, con el móvil pegado al oído y esperando una respuesta. Miraba hacia su ventana y le miraba directamente a los ojos.

- Sube.

Y no hizo falta nada más.


 ©MaRía